3 hábitos claves para ganar fuerza de voluntad

3 hábitos claves para ganar fuerza de voluntad

Nombre del artículo: 3 hábitos claves para ganar fuerza de voluntad

Tiempo de lectura: 5 minutos.

Área: Productividad personal y hábitos.

Haz que las cosas sucedan.

Anónimo

Lo sé, a veces cuesta crear, mantener y recuperar nuestra fuerza de voluntad. Si quieres aprender el día de hoy 3 hábitos claves para empezar a ganarla más en tu día a día, este artículo episodio es para ti.

Mi nombre es Luis Huacchillo y mi misión es impulsar ese espíritu de productividad y hábitos que todos, sin excepción, llevamos dentro. Gracias de antemano por darte el tiempo y el espacio en estar aquí.

En primer lugar, ¿qué es la fuerza de voluntad? 

De manera breve podemos definirla como esa habilidad y capacidad que nos permite conseguir de manera exitosa los retos, objetivos y metas que nos hemos planteado en el día, semana, mes o año.

Tener fuerza de voluntad, implica resistir a los diferentes placeres y gratificaciones instantáneas que puedan surgir en el camino hacia nuestros propósitos. La fuerza de voluntad es aquella que te dice que debes hacer deporte en vez de disfrutar el placer de quedarte echado en tu cama, es aquella que te dice que trabajes de manera enfocada y concentrada en tus proyectos del día, en vez de disfrutar el placer de procrastinarlo para más tarde y avanzar quizás una actividad que no te cueste mucho.

Tener fuerza de voluntad, implica resistir a los diferentes placeres y gratificaciones instantáneas que puedan surgir en el camino hacia nuestros propósitos.

Reflexión a tener en cuenta.

La fuerza de voluntad es ese esfuerzo que cada uno de nosotros tiene que hacer para cumplir con el plan de acción que habíamos determinado para llegar a nuestras metas, y de esta forma, que no queden solo en el papel.

Lo bonito, es que la fuerza de voluntad es como un músculo que podemos ejercitar y seguir desarrollando. Es por eso que el día de hoy, te compartiré 3 hábitos para que empieces a trabajarla.

Lo bonito, es que la fuerza de voluntad es como un músculo que podemos ejercitar y seguir desarrollando.

Reflexión a tomar en cuenta

Hábito número 1: Meditación.

Diferentes estudios afirman que es una de las formas más efectivas para desarrollar fuerza de voluntad y que después de 8 semanas de meditación constante, puede generar grandes cambios en diferentes regiones de nuestro cerebro relacionados con la memoria, el estrés, la concentración, la autoconsciencia y la empatía.

¿Nunca has meditado?

Te recomiendo descargarte una aplicación genial que se llama Lojong. Tiene diferentes meditaciones guiadas en español que pueden ser de gran valor para ti y la aplicación en su versión gratuita es genial y completa. Te la recomiendo.

Recuerda que meditar en cualquier momento del día puede ayudarte a retomar la energía y fuerza de voluntad que necesitas para sacar adelante cualquier proyecto o tareas que estés aplazando.

¿Nunca has meditado? Te recomiendo descargarte una aplicación genial que se llama Lojong. Tiene diferentes meditaciones guiadas en español que pueden ser de gran valor para ti y la aplicación en su versión gratuita es genial y completa. Te la recomiendo.

Aplicación y dato clave a tener en cuenta.

Hábito número 2: Planificar tu semana y tu día.

No podemos negar que hoy la sociedad lucha contra un villano llamado estrés. Al sentirnos estresados, nuestra fuerza de voluntad se ve totalmente reducida y solemos tomar decisiones apresuradas que muchas veces no son las que nos hacen bien, como aplazar alguna tarea para más tarde, dejar proyectos inconclusos, responder mal a algún compañero de trabajo o simplemente frustrarnos porque algo no salió como queríamos.

Este estrés, en muchas ocasiones nace porque vivimos nuestro día a día apagando incendios, es decir, realizando actividades urgentes y que como dicen en Perú, que son para ayer. Es por ello, que una buena planificación semanal y diaria, con un pensamiento más en el largo plazo que en el corto plazo, debería evitar que caigamos en actividades de incendio o al menos que las reduzcamos al mínimo posible.

Una buena planificación semanal y diaria, con un pensamiento más en el largo plazo que en el corto plazo, debería evitar que caigamos en actividades de incendio o al menos que las reduzcamos al mínimo posible.

Reflexión a tener en cuenta.

Al planificar nuestra semana y día, nos estamos enfocando en aquello importante para nosotros, destinando tiempo para cada una de las dimensiones de nuestra vida (trabajo, negocio, estudios, deporte, salud, amigos, familia, pareja, uno mismo y más). Esto permite, que nuestra mente esté programada en aquellas actividades que debemos hacer y sobre todo, de la importancia que tienen las mismas para la consecución de nuestras metas y objetivos. Al saber esto, podremos arrancar los días con mayor enfoque y por ende, con mayor fuerza de voluntad.

Al planificar nuestra semana y día, nos estamos enfocando en aquello importante para nosotros, destinando tiempo para cada una de las dimensiones de nuestra vida.

Reflexión a tomar en cuenta.

¿Te cuesta planificar tu semana y día?

Te recomiendo una herramienta digital buenísima que se llama Google Calendar. Si aún no te sientes cómodo con un agenda digital, puedes comprar un planner y agenda física donde muchos de ellos te permiten ver de manera visual tu día, semana y tu mes. La invitación está en bloquear un espacio de tu domingo para planificar tu semana y un espacio de tu mañana o tu noche de cada día para ir ajustando tu calendario según las actividades que vayan surgiendo.

Algunos tips para planificar tu semana y tu día.

–       Date una pausa y bloquea en tu agenda una hora para hacerlo.

–       Puedes meditar previa planificación y así entrar en un estado de tranquilidad y optimismo.

–       Identifica aquellas prioridades y oportunidades que desees trabajar y conseguir en la semana y en el día.

–       Siempre planifica pensando en el mediano y largo plazo, no en soluciones que te saquen del apuro y sean de corto plazo. Pregúntate si esas actividades programadas te están dirigiendo a la persona que quieres ser.

Hábito número 3: Pre compromisos y rendición de cuentas.

Nuestro cerebro siempre evita el dolor y busca el placer. Cuando le comentas a una persona sobre tus metas y tu plan de acción para lograrlas, muchas veces el dolor a quedar mal con ella es tan grande que sí o sí debes hacerlo.

Puede sonar un poco directo y frío, pero en la práctica funciona bien. Imaginemos que queremos empezar a hacer deporte en casa, pero constantemente estamos dando excusas de que siempre estás cansado, de que hace mucho sol o mucho frío, de que ya en verano lo harás, de que tu cuarto o sala es muy pequeña, etc.

Una de las mejores de eliminar todas estas excusas y de elevar tu fuerza de voluntad es quedando con una persona de tu casa o tu mejor amigo, en hacer deporte juntos (aunque sea en la virtualidad) y comprometerse ambos. Si la persona no puede entrenar contigo, al menos queda en que deberá llamarte o hablar cada día contigo para que le comentes tus avances de deporte a modo de seguimiento y rendición de cuentas. El dolor de queda mal con aquella persona, de fallar con tu palabra y tu pre compromiso, puede en muchas ocasiones subir tu fuerza de voluntad.

El dolor de queda mal con aquella persona, de fallar con tu palabra y tu pre compromiso, puede en muchas ocasiones subir tu fuerza de voluntad.

Reflexión a tener en cuenta.

Un consejo práctico.

Un consejo práctico es que si ya tienes definida una meta compártela con tu familia, amigos, en tus redes, esto te colocará una presión extra y subirá tu fuerza de voluntad.

Lo ideal es con el tiempo depender menos de la fuerza voluntad y depender más del hábito en automático.

Verás que con el paso del tiempo se hará un hábito y lo más probable es que la actividad la realices por tu bienestar, porque te suma a tu futuro, y no por el simple hecho de quedar bien con la otra persona.

Es importante que encuentres tu porque en cada meta que realices y si es desde el inicio, mejor. Es clave además que con el tiempo dependas menos de tu fuerza de voluntad y dependas más del hábito que estás forjando, el cual te llevará a realizar la actividad en automático. Últimos estudios afirman que se requieren 66 días (11 semanas de lunes a sábado) para forjar un hábito, así que definitivamente hay trabajo por hacer.

Algunas ideas claves cuando te comprometas con otras personas.

–       Coordina siempre los horarios de comunicación y de trabajo en equipo.

–       No canceles actividades a último minuto. Da por sentado que ya está.

–       Sé responsable y disciplinado. Algunas veces no querrás hacer lo pactado, pero el motivo de no fallar te hará hacer.

–       Motívate. Ve encontrando y afinando tu porqué para que seas autónomo y forjes el hábito en el futuro.

Finalmente

Aplica lo aprendido con los 3 hábitos compartidos el día de hoy para ganar fuerza de voluntad:

– El hábito de meditar de manera frecuente.

– El hábito de planificar cada domingo tu semana e ir ajustando la misma día a día según las actividades que vayan surgiendo.

– El hábito de pre comprometerte y rendir cuentas.

Recuerda que vivir un día a la vez, trae grandes resultados al mes. Una rima que me encanta siempre compartir.

Recuerda que vivir un día a la vez, trae grandes resultados al mes.

Rima a tener en cuenta.

Si este artículo es de valor para ti, estaré muy feliz que me ayudes a compartirlo. Recuerda que este episodio está en formato podcast en Spotify y Google Podcast. Asimismo, puedes encontrar más contenido de valor especializado en productividad en luishuacchillo.com y en mis redes sociales principales (Facebook, Instagram) como @luis.huacchillo.

Un abrazo y bendecido día para todos, paz en sus corazones. Luis.

Deja un comentario

Cerrar Menú