3 aprendizajes claves del libro “Empieza con el Porqué”.

3 aprendizajes claves del libro “Empieza con el Porqué”.

Tiempo estimado de lectura: 15 minutos (te invito a separar un pequeño espacio de tu día).

Autor del artículo: Luis Huacchillo.

Basado en el libro: Empieza con el porqué, de Simon Sinek.

Área: Desarrollo Personal & Empresarial.

Hola querido lector.

Hola querido lector, ten la cordial bienvenida a este artículo escrito con mucho amor y cariño para ti. Mi nombre es Luis Huacchillo y mi misión es impulsar una educación con propósito que inspire y potencie vidas, es por ello, que mediante este post espero fomentar ese espíritu de productividad que llevas dentro. El libro para el día de hoy es “Empieza con el porqué”, de Simon Sinek.

Empieza con el porqué - Luis Huacchillo

No quería hacer un simple resumen, sino algo más cercano.

No quería hacer un simple resumen, ya que los puedes encontrar en cualquier link de la web o video en youtube. Quería escribir un artículo más cercano, de Luis para ti, con mis 3 mejores aprendizajes que si los interiorizas y eres consciente de ellos, estoy seguro te animará a leer el libro a profundidad y a empezar a tomar decisiones bajo el enfoque de “Empieza con el Porqué”. De todo corazón querido lector, este libro cambió la manera en la cual yo veía mi liderazgo y de cómo llegar mejor a mi equipo, mis clientes y a mí mismo. Es un libro dirigido a aquellas personas que desean inspirar a los demás y a los que desean encontrar alguien que los inspire.

Ahora sí, empecemos.

Aprendizaje 1: Todos podemos aprender a liderar desde el porqué.

Tú puedes aprender a liderar a los demás y a ti mismo sobre la base de un propósito, causa y creencia. ¿Te has preguntado que tenían en común los hermanos Wright, Steve Jobs, Steve Wozniak y Martin Luther King Jr? El punto en común es que empezaron con el porqué, supieron motivar a los que los rodeaban y conducir realmente a todo su equipo a hacer realidad sueños que cambiarían a todo el mundo.

Y el párrafo anterior, para mí, es clave.

Y el párrafo anterior, para mí, es clave. Ya que los grandes líderes son capaces de motivar a las personas para que tomen acción no por obligación, sino por inspiración. Un estilo de liderazgo basado en el porqué promueve una cultura donde el equipo está motivado día a día a colaborar hacia un propósito que tienen todos en común. Esta equipo realmente ama ir a trabajar. Y la gente que ama ir a trabajar es mucho más productiva, más creativa y lo mejor es que esa felicidad y energía positiva al regresar a casa la transmiten con su familia, haciendo a su vez más dichosos a sus seres queridos. ¿Qué bonito verdad?

Llevado al punto de vista empresarial, las organizaciones que motiven a las personas a comprar sus productos y servicios no por obligación o manipulación, sino por inspiración, tienen un gran paso adelantado. Y es que estimado lector, Simon Sinek nos comenta que existen 2 maneras de modificar la conducta humana: por inspiración y por manipulación.

¿A qué se refiere el autor con manipulación?

Se refiere a recurrir al juego de los precios para “motivar” a las personas a comprar. Se refiere también a brindar ofertas tentadoras para “alentar” el espíritu de adquisción del producto. Peor aún, a utilizar el miedo para “fomentar” el consumo (ejemplo: si no compras mi producto te puede pasar esto negativo). A utilizar la presión social para “hacer consciente” a sus clientes que su producto es el mejor (ejemplo: consume tal producto ya que 3 de cada 5 personas lo recomiendan).

El problema aquí es que las manipulaciones si dan resultado y no podemos negar que están por todos lados hoy en día. Es aquí que nace la pregunta clave querido lector ¿Qué precio pagas por el dinero que ganas a base de manipulación? La respuesta es la fidelidad y lealtad. 

Y es que apenas salga un producto más barato tu cliente se irá, apenas salga una mejor oferta tu cliente te abandonará, apenas sienta que puede escapar de esa amenaza de miedo, tu cliente lo hará, apenas sepa que sus influencers favoritos y que 4 de 5 personas utilizan otro producto tu cliente no dudará en serte infiel. Y es que el liderazgo es esa capacidad de motivar a las personas a actuar no por un solo momento, sino durante años. Y las manipulaciones llevan a las transacciones, no a la fidelidad. La fidelidad además quita estrés a una organización, reducen costos, elevan la satisfacción y permiten al equipo enfocarse en seguir desarrollando un mejor producto, gracias a clientes leales que año tras año siguen confiando en ti.

¿Cómo evitar entonces las manipulaciones que queramos o no funcionan hoy por hoy?

Viendo otra alternativa, de hecho, la alternativa que cambio mi visión como líder y comercial (gracias Simon Sinek): El Círculo dorado.

Aprendizaje 2: El círculo dorado que cambió mi vida.

El círculo dorado es la herramienta y/o metodología que nos dice como podemos inspirar en vez de manipular. A continuación, te la presento:

Empieza con el porqué - Luis Huacchillo

El círculo dorado está conformado por un Porqué, un Cómo y un Qué. El porqué es la finalidad, el motivo, la creencia que tú y/o tu equipo tienen, defienden y promueven a capa y espada. El cómo es el sistema de valores y de soporte que acompaña al equipo y los diferencia de los demás. El qué son las acciones que realizas en tu día a día.

El círculo dorado es tan útil ya que generalmente decimos lo que hacemos (ofrezco el producto A, el producto B y el servicio C), a veces cómo lo hacemos (con el mejor tiempo de entrega, de la mejor calidad, con un buen trato), pero rara vez hablamos de por qué hacemos lo que hacemos (¿Qué motivo, finalidad o creencia te mueve realmente a hacer todo lo que haces?)

Querido lector, el parráfo que viene a continuación es clave.

Los Qué sirven de prueba y evidencia de tu porqué. La gente no compra lo QUE haces, compra el PORQUÉ lo haces. Y la única forma de inspirar a los demás bajo el concepto del círculo dorado es empezando de adentro hacia afuera, empezando con el porqué. Cuando una persona o empresa se define por lo QUE hace, será muy díficil que pueda hacer otra cosa. Comprender tu porqué como persona y/o organización es clave para poder tener un éxito que sea sobretodo duradero y darle a tus clientes al equipo que confía un ti una RAZÓN, un PROPÓSITO. Recuerda, tus productos, servicios o aquello que ofrezcas debe ser únicamente una razon para evidenciar el porqué que tienes y defiendes.

En lugar de hacernos la pregunta, ¿Qué debo hacer para competir mejor con mi competencia?, la pregunta debería ser ¿Por qué hago lo que hago y qué puedo hacer con mi equipo para revivir nuestra causa, considerando todas las tecnologías y oportunidades disponibles de mercado hoy día?

La importancia del porqué

Y es que cuando una organización trasmite con total claridad su PORQUÉ, aquello que le mueve, en lo que cree, y nosotros a su vez creemos y nos mueve lo mismo, entonces nos esforzaremos para incluir esos productos o servicios en nuestras vidas. Y esto no sucede porque sean mejores, sino porque se convierte en la bandera y símbolos de los valores y creencias que tenemos en común.

Cuando compramos a una persona o empresa sin un porqué nos quedamos con ese sin sabor de que falto algo o fuimos manipulados por un simple bajón de precio u oferta tentadora. Cuando hacemos negocios con una persona u empresa que confiamos, donde sus valores, propósito y creencias van a la par de las nuestras, ya tenemos la decisión tomada, y pocas veces, las cuestionamos. Y es que en nuestro interior, a todos nos encanta formar parte que sea algo más grande que nosotros mismos. Repito, la gente no compra lo que haces, compra el por qué lo haces.

Claridad en el porqué, disciplina en el cómo y coherencia en el qué.

Ten claridad en tu porqué. Todo empieza con la claridad. Si tú no lo sabes, ¿cómo lo van a saber los demás? Asimismo, sé disciplinado en el cómo y en el sistema de valores o principios que orientan a cómo haces realidad tu causa. Y finalmente, sé coherente en el qué.

Recuerda que un porqué solo es una creencia o motivo, los cómo son las medidas para hacer realidad esa creencia y los qué son los resultados de esas medidas. La unidad manera de que la gente sepa qué es lo que crees es a través de las cosas que dices y haces, y si no eres coherente, nadie sabrá en que crees. En el qué realmente se produce la autenticidad. La autenticidad es que tu círculo dorado este en completo equilibrio, que lo dices, hagas y creas este en unión. Sin círculo dorado no hay confianza y mucho menos autenticidad.

Tu cliente y equipo sabrá que es la decisión correcta.

La idea de contar con un círculo dorado es que tu cliente y equipo en vez de decir “Creo que esta decisión fue la correcta”, o “Tengo la sensación de que es la decisión correcta”, pase a un “Sé que es correcta”.

Y es que cuando hacemos negocios solo con aquellos que creen en nuestro porqué, surge la confianza.

Grande Simon Sinek, sin duda grandes reflexiones que me hierven la sangre y el corazón y espero haberlas podido transmitir de la mejor manera a ti querido lector. Definitivamente hay un antes y un después de leer este libro, sé por qué hago lo que hago detrás de cada artículo que escribo, clase que dicto, taller que facilitó, venta que cierro y palabra que comento a mi equipo.

Aprendizaje 3: Hacer crecer ese porqué y que perdure en el tiempo.

Querido lector, no puedes convencer a las personas para que confíen en ti. Uno tiene que ganarse la confianza evidenciando y transmitiendo que comparte los mismos valores y creencias que tú. Tu equipo o hasta tú mismo verdaderamente te esforzarás al máximo cuando veas que lo haces va alienado a algo más grande que uno mismo. Es difícil liderar cuando se supone que los que deberían seguirte no se sienten predispuestos a seguirte.

Es por ello, que para hacer crecer tu porqué te unas con personas que crean en lo mismo que tú. Y es que los grandes líderes tienen esa habilidad para encontrar a las personas adecuadas para que se incorporen a sus organizaciones, aquellos que creen en lo que ellos creen. Recuerda que la labor del líder no consiste en tener todas las grandes ideas. El papel de un líder consiste en crear un entorno en el que puedan producirse grandes ideas.

En base a lo comentado, nace la siguiente pregunta querido lector,

¿Cómo puedes conseguir las suficientes personas influyentes para que crean en tu porqué y se unan a tu causa por inspiración y no por manipulación y/o obligación?

La respuesta está en la ley de difusión de innovaciones que te presento a continuación:

Empieza el porqué - Luis Huacchillo

La ley de la difusión de las innovaciones nos comenta que el 2,5% de las personas son los innovadores. A continuación, el 13,5% son los adoptantes iniciales de las innovaciones, es decir, personas que están dispuestas a tomar la imperfección de la innovación gracias a que ven el potencial. Después continúa la mayoría inicial y tardía (con el 68% entre ambos) y finalmente los rezagados (con el 16%)

El problema es que queremos ir defrente a la mayoría.

Es aquí que el autor nos comenta que primero debes encontrar a las personas que estén al lado izquierdo de la campana, es decir, a los adoptantes iniciales que están dispuestos a creer en tu PORQUÉ. Pon de tu lado al número suficiente de personas situadas en la parte izquierda de la curva y ellas animarán al resto a seguirte. Si tienes la suficiente disciplina para centrarte en los adoptantes inciales, al final, la mayoría aparecerá. Tienes pasar del “Creo” a “Creemos”.

No solo basta el Porqué, sino el Cómo. Debes de tener el sueño pero también el plan para cumplir ese sueño.

Es realmente la unión de una visión de futuro con el talento para hacerlo realidad lo que hace grande a una persona y/o organización. Walt Disney tenía a su hermano Roy Disney. Steve Jobs tenía a Steve Wozniak. La clave aquí querido lector es que tengas el sueño pero también el plan para ese cumplir y así seguir haciendo impulsando ese porqué.

Lo más díficil es transmitir ese porqué a lo largo de los años.

Y es que cuando una organización es pequeña es fácil comunicar el porqué debido a que el fundador está en cercanía con su equipo. A medida que la empresa va creciendo, se debe tener mucho cuidado ya que puede haber una grieta en ese porqué. Es aquí que entra la labor del CEO, que debe centrarse en que ese porqué no se pierda y sea transmitido a todos los miembros del equipo a lo largo de los años desde mandos gerenciales hasta mandos operativos.

La prueba del apio.

Para que no suceda esa grieta en el porqué, todas las decisiones que se tomen deben pasar a lo que Simon Sinek le llama “La prueba del apio”. Es decir, si todo lo que estás haciendo en tu vida o en tu empresa va alienado a ese porqué que has decidido defender y construir día a día. Cuanto más apio utilices, más confianza ganas. No puede ser posible que una persona que ha definido un porqué de inspirar hacia los demás un estilo de vida saludable, los 7 días de la semana este consumiendo una hamburguesa, ese QUÉ no tiene coherencia con su PORQUÉ. Y habrán momentos donde esta persona se verá tentada a comer hamburguesas (muchas veces regaladas o con ofertas tentadoras), pero la clave es que no aproveches oportunidades por intentar acaparar mercado, siendo incoherente con tu porqué.

Recuerda la prueba del apio, aprovechar oportunidades que estén alineadas a tu porqué.

Finalmente, ¿se puede tener el éxito sin un porqué?

La verdad es que sí y depende mucho del concepto de éxito que tengas para tu vida. Pero ten cuidado, tener éxito no es lo mismo a sentir el éxito. Algunas personas en su búsqueda del éxito, sencillamente, confunden el QUÉ con el destino final. La mayoría, en algun momento, olvidan el PORQUÉ que tenían cuando emprendieron el camino. Aquellos que tengan la capacidad para no perder de vista el PORQUÉ y asimismo alcanzar las metas de equipo son los grandes líderes y siente realmente esa sensación de éxito.

Por ello querido lector, el único gran reto que se enfrenta toda empresa es el éxito.

Cuando una organización crece, se hace físicamente imposible que una persona tome todas las decisiones importantes. Hay que confiar en los demás y tener cuidado ya que a medida que el megáfono crece, la claridad del PORQUÉ empieza disminuirse. Por ello todo CEO debe realmente creer en su porqué y estar dispuesto a seguir liderándolo. Gran parte de su labor consiste en liderar la causa, personificar los valores y en recordar a todos el PORQUÉ están allí. Para cerrar, el dinero nunca es la causa, siempre es la consecuencia de un porqué definido, unos valores que día a día se aplican y unas acciones que son coherentes y que se realizan en equipo hacia un propósito definido.

Si sigues tu porqué, entonces impulsarás a actuar a los demás, no por obligación, ni manipulación, sino por inspiración.

Gracias de todo corazón por leerme. Recuerda, empieza con el porqué. Y si me preguntas, ¿cuál es tu porqué Luis? Te respondo, gracias por preguntarlo querido lector. La respuesta está en el primer parráfo de este bonito artículo, que espero, sea de valor para ti.

Te invito a visitar nuestras redes sociales como @luis.huacchillo y @hiloeducativo (Facebook, Instagram, Youtube, Spotify) donde podrás encontrar un video explicativo, un podcast y contenido positivo de cada libro que comparto para ti. Asimismo, a revisar otros blogs que a lo largo de estos meses he escrito para ti.

Si esta información es de valor para ti, compártela, estaré muy agradecido contigo. Recuerda también que te estaré leyendo en los comentarios.

Un abrazo a la distancia de todo corazón, Luis.

This Post Has 2 Comments

  1. Un libro que se completa mucho con el libro TRIBES de Seth godin.

    1. Genial José, primera vez que escucho del libro Tribús, de Seth Godin. Lo tendré en la lista de todas maneras. Gracias por tu comentario, esta semana arrancamos con nuevo libro. El club de las 5 de la mañana. Un fuerte abrazo a la distancia, Luis.

Deja un comentario

Cerrar Menú