4 objetivos que podemos empezar a trabajar.

4 objetivos que podemos empezar a trabajar.

Nombre del artículo: 4 objetivos que podemos empezar a trabajar.

Tiempo de lectura: 5 minutos.

Área: Productividad personal y hábitos.

Primero formamos nuestros hábitos y después nuestros hábitos nos forman a nosotros (John Dryden).

¿Qué objetivos tienes al momento de leer el presente artículo?

Quizás uno, quizás tres o quizás varios. Y aunque todos somos únicos y diferentes a cada persona que ha existido en el mundo, solemos tener cuatro objetivos en común según Brian Tracy en su libro Hábitos de Millonario. Estos son los siguientes:

Objetivo 1: Ser una persona saludable.

Objetivo 2: Ser una persona con relaciones excelentes.

Objetivo 3: Ser una persona que hace lo que ama.

Objetivo 4: Ser una persona con libertad financiera.

Antes de ir a los cuatro objetivos querido lector, me encantaría que te evalúes en una escala del 1 al 3 en cada uno, donde uno significa que hay mucho por mejorar, dos que se está trabajando en algo y tres que está super bien.

Por ello te pregunto:

¿Cómo estás con tu salud? ¿Por mejorar bastante, trabajando día a día en ella o ya logrado en un nivel satisfactorio?

¿Cómo estás con tus relaciones? ¿Por mejorar bastante, trabajando día a día en ellas o ya logrado en un nivel satisfactorio?

¿Cómo estás con tu propósito y amor por lo que haces? ¿Por mejorar bastante, trabajando día a día en ello o ya logrado en un nivel satisfactorio?

¿Cómo vas hacia el camino de tu libertad financiera? ¿Por mejorar bastante, trabajando día a día en ello o ya logrado en un nivel satisfactorio?

Vamos por el primero objetivo: Ser una persona saludable.

Es claro que todos queremos estar saludables, en forma, con altos niveles de energía y con la menor cantidad de enfermedades posibles. Tengamos en cuenta que con intenciones no podemos vivir, por ello es importante que empecemos a forjar hábitos que nos permitan estar saludables y en forma.

Personalmente, es algo que me ha costado muchísimo desarrollar este año en el sentido de que soy una persona que suele comer demasiado y se enfoca mucho en sus tareas trabajando sentado en la laptop durante horas. Es por ello, que he tomado en estas semanas decisiones importantes como el forjar el hábito de hacer deporte al día de manera enfocada; la decisión de cuidar mis comidas lo más que pueda; la decisión de tomar agua, comer más frutas, verduras; la decisión de hacerme mis chequeos médicos periódicos, de retomar mis sesiones de fisioterapia, la decisión de hacer mis pausas activas entre horas y más.

Como todo proceso de cambio, debo decir que es muy duro al inicio y sobre todo desordenado en varias oportunidades. Hay días donde me es muy difícil pero soy consciente que es hora de empezar a forjar hábitos que me vuelvan una persona saludable. Pero de algo estoy seguro, que será hermoso cuando logre interiorizarlos dentro de mi persona y volverlo un estilo de vida, ya que como dice la frase con la que empece este artículo, primero formamos nuestros hábitos y después nuestros hábitos nos forman a nosotros (John Dryden).

Actualmente aquí me calificaría en un 2 debido a que ya empece a tomar acción hacia este objetivo. ¿Y tú, que número tienes?

Vamos por el segundo objetivo: Tener relaciones excelentes.

Cuando leí sobre la investigación del psicólogo Sidney Jourard que el 85% de nuestra felicidad está determinada por la calidad de nuestras relaciones me quede sorprendido. Y definitivamente le doy la razón, ya que los días más productivos que he tenido y que recuerdo muy bien es cuando he sentido de cerca el amor de mis seres queridos, de mi familia, de mi pareja, de mis amigos. Estar rodeado de personas que te impulsan puede marcar totalmente la diferencia en los resultados que obtengas.

Claro está que no todo es perfecto, hay momentos donde hay discusiones, distanciamiento, problemas, pero con amor, propósito y mucha comunicación me he dado cuenta de que se puede superar. Date un momento en sembrar semillas de amistad y amor, ya que en un futuro próximo cultivaremos relaciones excelentes, saludables y que sobre todo nos impulsen.

Y a ti querido lector, que quizás puedas ser mi amigo, hermano, mamá, papá, compañero del trabajo o nos conozcamos desde la virtualidad, quiero darte las gracias, por darte el tiempo y el espacio en leerme. Valoro mucho este acto de bondad de tu parte y espero esta información que te comparto llegue a calar en ti para empezar a forjar mejores decisiones hacia tu vida.

¿Cómo me calificaría aquí? Pues lo haría con un 2 también debido a que ya estoy destinando tiempo a la semana para estar en familia, en pareja y en conocer a nuevas personas. Aún no he logrado el nivel de relaciones que deseo lograr y lo bonito es que ya soy consciente de ello para empezar a como se dice tomar manos a la obra. ¿Y tú, qué número tienes?

Vamos ahora con el tercer objetivo: Hacer lo que amas.

Lo que más le desearía a cualquier persona es que ponga a disposición de los demás sus talentos en un trabajo que le guste y que ame hacer.

Actualmente trabajo en el sector educativo y puedo decir que realmente hago lo que amo. Me encanta ser parte del proceso de enseñanza aprendizaje de jóvenes, profesionales y emprendedores, lo disfruto demasiado.

Hace poco me llamó mi jefe para comentarme si podía dictar clases un par de horas los domingos a lo que mi respuesta fue sí, ya que amo realmente la docencia así sea un lunes o un fin de semana. Claro está, estudié ingeniería industrial y también realizo gestiones administrativas y también me encanta, ya que me permite conectar con personas, sacar adelante las metas del equipo y dar lo mejor de mí. Organizarme me ha ayudado mucho a soportar la carga que se pueda presentar y darme el tiempo también para brindar conferencias, talleres, escribir, mover mis redes sociales y más.

Un consejo que te doy es que le encuentres un propósito a tu trabajo. Van a ver días buenos y van a ver días no tan buenos, pero saber el motivo del porqué trabajas puede marcar la diferencia en cómo lo gestiones. Averigua cuál es el impacto que tiene tu labor en tu público beneficiario. En mi caso, cuando veo a mis alumnos o a las personas que se benefician de mi gestión logrando sus metas, me hace sentir de que realmente lo que estoy haciendo tiene un porqué y eso me motiva a seguir dando lo mejor de mí.

Recuerda que una persona que hace lo que ama y que ama lo que hace, acompañado de un porqué poderoso en su día a día, es imparable, a pesar de las adversidades que pueden surgir.

Aquí me calificaría con un 3, siento que a lo largo del día sí invierto mi tiempo en actividades que me apasionan, en la docencia, en la gestión administrativa, en mi rol como facilitador, conferencista y escritor cuando redacto estos artículos para ti. Me apasiona mucho lo que hago y espero haber contagiado este entusiasmo contigo. ¿Y tú, qué número tienes?

Vamos finalmente con el último objetivo: Tener libertad financiera.

Hoy en día se habla mucho de libertad financiera, lo cual es válido porque es un tema que todos deberíamos trabajar. Para mí, ser libre financieramente implica el poder contar con la autosuficiencia necesaria para no tener dolores de cabeza por dinero. Esto significa estar lo más libre posible de desazones económicas y que mi capacidad financiera la pueda disfrutar con las personas que amo, en contribuir en proyectos sociales, invertir en iniciativas que me apasionen y más. Todavía sigo mirando los precios de la carta cuando voy a un restaurante o pido un delivery por lo que definitivamente es un gran reto que tengo que lograr.

Es en este punto, que este año 2020, recién me he puesto a trabajar en ello. Puse las manos al horno y empece a leer libros de finanzas personales, a seguir a mentores que me impulsen a adquirir hábitos de prosperidad, a capacitarme realmente en un tema tan importante como lo es la educación financiera. En estos cortos meses de preparación, por primera vez, aunque no lo crean amigos, he podido conocer cómo se realiza un presupuesto personal mensual, cómo ahorrar, cómo adquirir deuda buena y sobre todo cuál es mi visión y mi plan de acción para lograr esta libertad financiera en los próximos años a través de mi trabajo y emprendimiento.

Lo bonito es que el camino recién ha iniciado y a veces me pregunto que sería de mi vida si hubiese conocido esta información cuando recién inicie mi carrera profesional y cobraba mis primeros sueldos. Pero bueno, recuerda que la consciencia precede a todo cambio.

¿Cómo me calificaría aquí? Pues me daría un 2 debido a que ya estoy empezando a forjar hábitos para lograr este objetivo. ¿Y tú, qué número tienes?

Finalmente, recuerda estos 4 objetivos que te animo implementar a tu día a día.

Objetivo 1: Ser una persona saludable.

Objetivo 2: Ser una persona con relaciones excelentes.

Objetivo 3: Ser una persona que hace lo que ama.

Objetivo 4: Ser una persona con libertad financiera.

A tomar consciencia de estos objetivos y estoy seguro de que al igual que a mí, el empezar a implementarlos elevarán tu productividad y rendimiento hacia nuevos niveles.

Gracias por leerme. Estaré atento a su feedback y comentarios.

Un abrazo, Luis.

Si este artículo es de valor para ti, compártelo. Puedes encontrar más artículos de valor en luishuacchillo.com y en mis redes sociales principales (Facebook, Instagram) como @luis.huacchillo

Deja un comentario

Cerrar Menú